miércoles, 21 de febrero de 2007

Agustine Vélez: Mientras exista el amor, habrá bolero

El Maestro Agustine Velez le responde a Montenegro Rolón: "Mientras exista una guitarra habrá bolero. Mientras tengamos tríos, habrán noches enteras de boleros. Mientras exista el amor, habrá bolero. Quien lo dude, que venga a Puerto Rico" En la gráfica Jhonny Albino y su Trio San Juan.
.
Por: Agustine Vélez Jiménez
Cinquillo / Puerto Rico


Mucho se ha dicho de la muerte del bolero causada por la balada y el empuje dado a ésta por las multinacionales del disco. Posiblemente tengan algo de razón en ésto, debido a que ya no hay que ser cantante. Basta lucir poca ropa si es mujer y buena apariencia y contoneo si es varón y la voz no es requisito para ser “estrella”, aunque habrán notado que son desechables. Solo los usan en lo que aparecen otros de linda cara o mejor figura. Por eso, estos “ídolos no duran, y si lo hacen es solo a públicos inmaduros que al no tener base de comparación, se creen que éstas marionetas del consumismo son en verdad cantantes.

Ahora bien, el bolero nunca ha muerto, por lo menos en nuestro Puerto Rico, ni entre los países latinoamericanos. Los llamados hispanos que abandonaron su patria son los más propensos a escuchar los fabricados por las disqueras. En su país natal tenían su bolero.

Mientras exista una guitarra habrá bolero. Mientras tengamos tríos, habrán noches enteras de boleros. Mientras exista el amor, habrá bolero. Quien lo dude, que venga a Puerto Rico. Acá tenemos, todo el año, festivales de tríos. Hay mil lugares para escuchar tríos. En toda la Isla perdura la tradición de bohemia. Una muchacha, un muchacho y una guitarra, equivalen a una noche de boleros amorosos.

Somos una pequeña isla de cuatro millones de habitantes, pero con casi mil tríos registrados y activos. Esto sin contar los improvisados. Salga a pasear un domingo y encontrara muchísimos lugares con música de cuerdas, habrá también música jíbara, pero predomina el bolero. Tenemos virtuosos de la guitarra como en ningún sitio en proporción a nuestra población. Todos los días en algún sitio se presenta un trío y sus canciones son boleros. Aun cuando su repertorio es mayormente de compositores boricuas. Por algo tenemos a Rafael Hernández, Pedro Flores, Don Felo, Plácido Acevedo, Benito De Jesús, Bobby Capó y a Sylvia Rexach, para suplir repertorio inagotable.

Además, Puerto Rico es el cruce de las Americas en el Caribe. Todo México, toda Cuba, toda Venezuela, Colombia y sus bambucos, Argentina, Ecuador con sus pasillos, Chile, Perú y sus valses, nos suplen de bella música romántica para que nuestros tríos intercalen con sus boleros. Aquí por lo menos hay bolero para rato. Aquí hay emisoras de boleros como base de su programación. Aquí nos llegan continuamente producciones de boleros de América Latina. Aun cuando sabemos no tendrán la gran divulgación de las emisoras de grandes hits fabricados, siempre hay un espacio para ellas en las tiendas de discos.

En Puerto Rico no he visto sitios de bohemia donde se reúnan a pedir el último éxito de la balada, pero sí los viejos boleros de los 40 y 50. Se mantienen vivos los viejos números de nuestro adolescencia y temprana juventud. Recordas hermano, que tiempos aquellos?

Podemos ser la tierra de la salsa y el reguetón, pero nos enamoramos en tiempo de bolero. El amor o el despecho es en ritmo de bolero, el recuerdo de nuestros padres es en tiempo de bolero, y para bailar…. Hay algo mejor que un bolero apretaditos?

En Puerto Rico y en nuestro espíritu… el bolero vive….nos negamos a publicar la esquela mortuoria de nuestros boleros. He dicho.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese señor es un poeta. El tambien ha escrito musica de boleros?

tallaboa dijo...

La historia está llena de diferentes géneros que se han transformado parcialmente y/o han evolucionado.No creo que desaparezcan totalmente. Nuestra historia musical americana es una nueva, pero con el beneficio de tener un mundo de comunicaciones que interactúan y que se siguen alimentando: editoriales,casas disqueras, medios electrónicos, discos compactos,estudios de grabación, etc. que se nutren de los derechos de regalía, reproducción y divulgación y hacen dinero con el arte asi que hay una economía sólida para ser tan pesimista. Lo mismo se pensó del jazz luego del 50, y de la música afrocubana luego del 60. La música clásica sólo llegaba a una élite,en el pasado, hoy en día Andrea Bocelli vende más discos que Ricky Martin ,Cristina Aguilera, Michael Jackson, Daddy Yankee y Don Omar.
Por otro lado debemos comenzar a reconocer el mal llamado cinquillo cubano, que temprano Fernando Ortiz se dió cuenta que existía y lo hace aún en toda Africa una de nuestras madres patrias, pobre y desahuciada e irreconocible por sus hijos.